Archivos Mensuales: diciembre 2014

Medios de comunicación y gobierno de Rafael Correa: contienda política sobre la Ley de Comunicación.

Medios de comunicación y gobierno de Rafael Correa: contienda política sobre la Ley de Comunicación.

Los medios de comunicación privados han tomado espacios privilegiados de libertad de empresa, de expresión, y de información, desde la visión del sistema de auto-regulación, muy vinculada al mercado libre y a las políticas democráticas liberales. Frente al gobierno de Rafael Correa, considerado como una tendencia política de “centroizquierda latinoamericana” (Laclau, 2006), “nueva izquierda latinoamericana” (Natanson, 2008); que, ha dado señales de recuperar al Estado; en nuestro caso específico, nos interesa revisar el campo de la comunicación. Al poner en análisis al Gobierno, y los medios de comunicación, queremos superar la visión binaria, Gobierno-oposición, por la implicancia de distintos sectores, con sus intereses y demandas que intervinieron en la contienda política, que hace necesaria la complejización de este tema para una comprensión de las relaciones entre estos actores. Por tanto, el objetivo de este ensayo, es analizar la contienda política, enfocarnos en el objeto en disputa, y los modos y estrategias de reivindicar los intereses, tanto por parte de los medios privados y del gobierno de Rafael Correa, en la contienda política sobre la Ley de Comunicación.

Ensayo completo Descargue AQUI.

Anuncios

La opinión pública no existe

La opinión pública no existe.

Pierre Bourdieu

Quisiera señalar, en primer lugar, que mi propósito no es denunciar de manera mecánica y fácil  las encuestas de opinión, sino proceder a un análisis riguroso de su funcionamiento y sus  funciones. Lo que implica que se cuestionen los tres postulados que implícitamente suponen.  Toda encuesta de opinión supone que todo el mundo puede tener una opinión; o, en otras  palabras, que la producción de una opinión está al alcance de todos. Aun a riesgo de contrariar  un sentimiento ingenuamente democrático, pondré en duda este primer postulado. Segundo  postulado: se supone que todas las opiniones tienen el mismo peso. Pienso que se puede  demostrar que no hay nada de esto y que el hecho de acumular opiniones que no tienen en  absoluto la misma fuerza real lleva a producir artefactos desprovistos de sentido. Tercer  postulado implícito: en el simple hecho de plantearle la misma pregunta a todo el mundo se  halla implicada la hipótesis de que hay un consenso sobre los problemas, entre otras palabras,  que hay un acuerdo sobre las preguntas que vale la pena plantear. Estos tres postulados  implican, me parece, toda una serie de distorsiones que se observan incluso cuando se  cumplen todas las condiciones del rigor metodológico en la recogida y análisis de los datos.

Bourdieu, Pierre (2008). “La opinión pública no existe”, en Cuestiones de Sociología. Akal/Istmo básica de bolsillo. Pp. 239 – 276. Descargue AQUI.